Kung Fu Panda 4: la muestra de que las sagas pueden mejorar con cada entrega.

Aprender a dejar ir es sin duda uno de los retos más grandes para cualquiera; DreamWorks hace una analogía perfecta sobre una de las decisiones más grandes que los directores de una saga deben tomar: dejar que los personajes evolucionen con la historia.

Nos hemos acostumbrado con tantos ejemplos a que las sagas decaen con cada entrega que cada que una historia sobre pasa la trilogía damos por sentado que será mala. Sin embargo Kung Fu Panda es para mi la mejor entrega de toda la saga. La historia sigue con la receta que ha funciona en las películas anteriores al agregar complejidad y capas a la misma historia una y otra vez.

Esta película muestra que vale la pena esperar con tal de entregar una película que supere a la anterior. Con decisiones valientes como dejar fuera a muchos personajes icónicos en los primeros tres largometrajes y agregar personajes totalmente nuevos, le da un aire de frescura y nostalgia bastante interesante que permiten la construcción de pilares que puedan soportar las siguientes entregas de esta saga, resultando en una historia entrañable, profunda y llena de mensajes trascendentes para niños y adultos.

El doblaje es excelente, con un Omar Chaparro apropiado del personaje y un soundtrack que que solo Jack Black puede construir. Sin duda una película que vale la pena ver en la pantalla grande.

Dune parte 2: No se necesita la prisa

Hay cosas que no necesitan de apresurarse. Tomarse él tiempo de apreciar algo, por más pequeño que sea, es una habilidad que en ocasiones se necesita. Dar atención a los detalles nos sirve para que cualquier situación se vuelva única, especial e irrepetible. Y creo exactamente que eso fue lo que hizo Denis Villeneuve con Dune Parte 2, y me atrevería a decir que lo tenía preparado desde su primer entrega.

En el 2021, cuando esta interpretación de la historia de Frank Herbert, llegó a las pantallas de los cines, veníamos apenas terminando con una época difícil para el cine. El hecho de ir a una sala a ver una cinta nueva es algo que cambió radicalmente. El streaming había hecho que muchas personas prefirieran esperar un poco para ver los estrenos en la comodidad de sus casas. El hecho de que la primera parte recaudara más de 400 millones en taquilla, superando por un poco lo invertido en ella, aseguraba su continuidad.

Dicho segundo capítulo llega hoy a las salas de los cines y puedo decir cómodamente que sin dudas es mejor que su predecesora. Se nota que Villeneuve tomo mucho de la anterior adaptación de la película, del material que iba a corresponder a la ya mítica versión de Jodorowsky al igual que de la novela de Herbert. Prestó atención a cómo llevar a cabo una continuidad muy entretenida, a diferencia del tiempo que se tomó en hacerlo en su primera parte, pues desde que inicia la cinta se nota que el ritmo es otro.

Es como si la primer parte sirviera como un appetizer para darnos un poco de hambre de más y esta vez llegara con un plato más grande. Si bien estas dos películas abarcan solo el primer libro de la novela, promete que la tercer entrega será más épica y grande que las dos ya existentes. Se sobrentiende por qué quiere tomarse el tiempo de planearla muy bien.

Al igual que la primer entrega, cualquier frame, y de verdad lo digo – cualquiera – puede ser tomado y serviría de una magnífica fotografía que podría colgar en cualquier parte de tu casa. En lo músical, a título personal, agradezco que haya menos leitmotivs sonando para dejarnos claro a qué personaje pertenece, pero se entiende ya que en esta ocasión el uso es muy preciso y suena cuando de verdad tiene que sonar, incluso en tonos muy suaves en ocasiones.

Las actuaciones de todos son buenas, sin embargo le doy un punto extra a Austin Butler ya que su personaje impone desde la primer escena. Al igual con Florence Pugh, la manera de narrar de su personaje me parece de lo más preciso que se ha decidido para la película. Quisiera tener un punto negativo pero solo he tenido la oportunidad de verla una vez, quizá en otros visionados tenga una actualización sobre si tiene algún punto negativo más notorio, pero en esta primera vista puedo decir que si te gustó la primer entrega, esta te dará más y distinto, más y mejor. Sin embargo, si la primer cinta fue dificil para ti, no la terminaste o simplemente no te gusto, pues puedes checar otras cosas ¿No?

No te digo que es un imperdible, pero sí eres fan, corre, si te gustó un poquito, corre a verla.

#Opinión. Radical: una cinta que merece una oportunidad en pantalla grande.

Protagonizada por Eugenio Derbez, “Radical” es una película basada en hechos reales donde se narra la historia del profesor Sergio Juárez, quien fuera profesor de la secundaria José Urbina López ubicada en Matamoros, Tamaulipas en una zona fronteriza donde abunda la violencia, marginación y desigualdad.

A través de un método innovador y radical, el maestro Juárez hace que sus alumnos tomen conciencia sobre lo aprendido en las aulas y desarrollen sus capacidades y talentos personales y así romper con la apatía que por las condiciones sociales reinaba entre los niños y niñas. Es ahí donde aparece Paloma Noyola, quien a pesar de sus situaciones familiares y sociales logra ser el mejor promedio a nivel nacional en la prueba ENLACE 2012 y fue considerada por la revista estadounidense Wired como la siguiente Steve Jobs en el año 2013. Din duda un caso de éxito de este método que rompe con todo lo tradicional y los moldes que se han impuesto en el tema de educación.

La película es un verdadero carrusel de emociones donde el espectador tiene la oportunidad de conocer estas historias que son dignas de ser contadas y de pasar de la risa, a la reflexión, al llanto y al enojo en cuestión de minutos pero siempre con la pregunta ¿Qué hubiera hecho en su lugar?

Sin lugar a dudas “Radical” es una cinta que merece ser disfrutada en la pantalla grande y que deja grandes reflexiones en el espectador.

#Opinión. La Monja 2: El mal está de regreso y mucho-mucho más fuerte.

Para los fans del universo de El Conjuro, el anuncio de una segunda parte “Spin off” de uno de los personajes más aterradores, no emocionó tanto y es que la primera parte de “La monja” dejó mucho qué desear.

Por fortuna, esta segunda entrega es por mucho, una experiencia mejor que su predecesora y es que desde que comienza, lo hace con ese tono “Wan” que tanto nos encantó por allá en el 2013.

Llena de momentos en silencio que nos llevan a sombras y rincones de donde estamos seguros saltará el mal, “La monja 2” tiene especiales secuencias en donde saltarás bastante de tu asiento.

Michael Chaves, quien dirige esta macabra aventura, ha sido responsable de otras entregas de la saga de El Conjuro como “La maldición de la llorona y El conjuro 3” y nos ha dejado claro que comprende el verdadero tono en que estas películas deben de ser rescatadas.

La monja 2, trae de vuelta al demonio Valak, pero créanme, mucho más aterrador, imponente y poderoso, tanto que cada escena en la que aparece, te arrancará un buen salto y susto.

Al terminar, aguanta un poco ya que hay una escena a medios créditos que te gustará.

Oppenheimer: La cruda e impresionante Opera Magna de Nolan

Oppenheimer es, sin duda alguna, la mejor película que ha presentado Christopher Nolan desde Inception en el 2010. Y no, no estoy exagerando, de verdad las 3 horas que duda este metraje valen totalmente la pena. Déjame explicarte más a detalle:


Nolan se ha caracterizado por diferentes cuestiones, desde Following en 1998, hasta Tenet en el 2020, sin embargo algo que lo ha lanzado a la fama es su manera de contar historias: siempre histriónica, siempre grande, siempre con un extra, incluso a veces, siempre exagerada, cosas que el espectador agradece,.

Sin embargo, a opinión personal, ninguna historia, desde su película sobre implantar sueños, ha sido tan memorable, hasta ahora. Si bien nos dio Interestellar, la conclusión de su trilogía de Batman y, recientemente, Tenet, el director, a mi parecer, estuvo “preparándose” para usar todo lo que aprendió desde el 2010 hasta ahora.

Los VFX usados en Tenet, o Interestellar, el storytelling de Dunkirk, y su continuo trabajo con Hans Zimmer parece que fueron un cierto tipo de semilla que germinó en Oppenheimer. El actual estreno de Nolan presenta formas muy fáciles de entender cómo es que el mundo de la física, oculto para muchos, se presenta a su protagonista a través de unos efectos especiales muy bien logrados. La música, esta vez hecha por Ludwig Göransson, tiene la cantidad exacta de volumen y de tensión que se necesita en momentos donde vas a estar a la orilla de tu butaca. Los silencios también están aplicados de una manera excelsa. Los cortes de continuidad, que parece haber usado en Dunkirk de manera muy rudimentaria, aquí están muy bien hechos con solo un cambio en el color de la pantalla.

En cuanto al reparto, a pesar de que tiene varios actores fetiche, en esta ocasión Cillian Murphy ofrece un abanico de emociones muy ad hoc a lo que vive Oppenheimer a lo largo de la cinta. Emily Blunt tiene que estar nominada a mejor actriz de reparto por su papel como la esposa del protagonista. Otro que sin duda merece una nominación es Robert Downey Jr. No es fácil quitarte la capa de supehéroe (o en este caso la armadura) e investirte con la piel de un ser humano lleno de fallas y con intereses muy cuestionables de poder, con todos los sentimientos que se necesitan plasmar en las grabaciones para que el público entienda perfectamente quién es quién en la cinta.

Oppenheimer es una clara muestra de que al final, los verdaderos enemigos de Estados Unidos son los que ideológicamente son contrarios a ellos. No importa si son Alemanes de los 40’s, rusos que supuestamente son “sus aliados” o países que a priori no representan un enemigo a vencer, pero sí un potencial amenaza, solo por el hecho de tener una visión distinta de la economía y el sistema que la sostiene. Lo importante es ganar, ganar a toda costa. Usar a quien sea necesario usar y desecharlo cuando ya deje de ser una pieza para el gran juego que están jugando.

Un pequeño detalle que quiero agregar es que si eres un ñoño de la historia o de la física, el gran elenco de científicos que se mecionan, ya sea de manera de diálogo o con su presencia en pantalla, es un homónimo a lo que se sentía cuando en otros proyectos de cine mencionan a -ese- personaje que hace que te emociones. Detalle importante es verla en IMAX, para que tanto el sonido como la calidad de la cinta se puedan disfrutar de la manera en que Nolan la pensó.

Para finalizar, crean el entusiasmo por Openheimer, sin duda es uno de los trabajos mejor hechos por Nolan. Todo lo que probó en producciones pasadas llevan a esta película a un grado de perfección que el director tenía sin alcanzar desde que finalizó su trilogía de Batman.

#Opinión. Asteroid City: una película que te hará despertar.

Tonos pastel saturados, micro tramas y un sentimiento de perdida son características de la puesta en escena del director Wes Anderson. Este apasionado de la simetría y perfección nos sorprende este año con su puesta en escena llamada Asteroid City.

Una vez mas Anderson logra envolvernos con su impecable estética transmitiéndonos el sentimiento de estar vivos ante cualquier incertidumbre, esta historia esta llena de imprevistos donde como es de esperarse cada personaje se resiste a la adaptación y disposición de vivirlas, pero que en cada micro trama sin darse cuenta los lleva a sacar lo mejor de ellos a pesar de las adversidades, también nos enseña como no todo es para siempre y como las personas pueden ser fugaces en nuestra vida.

En la conferencia de prensa Bryan Cranston, dijo:

En nuestra vida nunca vamos a entender lo que nos va a pasar y solo nos queda seguir contando nuestra historia.

Asteroid City, una película que nos invita a despertar. Definitivamente una historia que no te puedes perder.

¿Aún no ves el trailer?

#Opinión. Flash: ¡No estás listo para lo que vas a ver!

En medio de un momento en donde el protagonista (Ezra Miller) sigue envuelto en escándalos y la decadencia de reviews cae como avalancha destructora para las series y películas de DC, llega Flash y creéme no tienes idea de lo que tiene para darnos.

Si bien, cada vez más los trailers dejan poco a la imaginación, en Flash, esto no pasa, ya que la nueva película de Andrés Muschietti (It, Mama) es un tren bala que no se detiene durante 2 horas y media hasta que se termina.

Sin duda, es muy complicado hablar de ella sin caer en uno de los cientos de posibles spoilers que contiene, por lo que te sugiero que te alejes de redes sociales para que vivas la experiencia y seas feliz con todas las sorpresas tan increíbles que Flash vino a darnos.

Me atrevo a decirte que hasta hoy, podría ser considerada la mejor película de superhéroes en donde de una manera muy simple y clara, se explica el multiverso.

¿Qué esperar? Yo te sugiero que nada, ve, agárrate de la silla y tienes qué verla en IMAX

#Opinión. The Boogeyman: una aterradora atmósfera que debe vivirse en cines.

Ya perdí la cuenta de la cantidad de adaptaciones al cine que ha tenido la pluma de Stephen King. Grandes directores como Brian De Palma o Stanley Kubrick con sus adaptaciones de “Carrie” en 1976 o “El Resplandor” en 1980, respectivamente, fueron los responsables de darle prestigio en cines al nombre del autor.

A casi 5 décadas de existir casi como un subgénero, llega a la pantalla grande la adaptación de “The Boogeyman”, basado en una historia corta que apareció publicada por primera vez en la colección “Night Shift”. Ahora, el director Rob Savage, utiliza el material de origen como punto de partida para contarnos el proceso de duelo por el que pasa una familia luego de una tragedia. 

Will y sus hijas Sadie y Sawyer afrontan de maneras diferentes los traumas ocasionados por la muerte de la madre de familia. La situación se complica cuando Will recibe a un inesperado paciente, que llega sin cita previa. Se trata de un hombre perturbado que se suicida en la casa, sólo para dejar entrar una presencia que quiere atacarlos aprovechando su vulnerabilidad.

Como ha ocurrido en los últimos años, el arma principal para el miedo es el jump scare, pero aquí funciona gracias a un magistral uso del sonido (y del silencio). La misteriosa criatura que asecha en las sombras se hace presente con una serie de gruñidos, casi sin ser vista, sumergiendo al espectador en una aterradora atmosfera, y confrontándonos con uno de los miedos más comunes en los seres humanos: estar en completa oscuridad. razón principal por la que recomiendo que sea vista en sala de cine.

El peso de la película lo tiene especialmente Sophie Thatcher, mejor conocida por ser una de las protagonistas juveniles de la serie de Paramount Plus, “Yellowjackets”, quien lo hace de una manera intensamente creíble gracias a su estilo orgánico de actuar. Se le predice un gran futuro.

Pocas veces la firma de Stephen King tiene un buen resultado al ser adaptado en pantalla. A pesar de ser una historia poco novedosa, es su ágil dirección y la gran fuerza interpretativa de Sophie Thatcher la que sacan del promedio a esta entretenida película de terror, que no alcanza los niveles icónicos de algunas de las otras adaptaciones de obras de Stephen King, pero no cae en el folder de las terribles, que son muchísimas. Recomendable.

¿Aún no ves el trailer?

#Opinión: Spider-man Across the Spider-verse ¿Digna sucesora?

La nueva película arácnida ya está aquí pero ¿Está a la altura de su precuela que ganó un oscar? Aquí te contamos sin spoilers (o esperamos que no tantos) de qué va esta nueva historia de Miles Morales y su cruce en el Spiderverso.

Hay algo que dejar en claro desde un inicio: Spider-man: Into the Spider-verse, la historia que se nos presentó en el 2018 fue un hito en muchos sentidos. Primero nos presentó un Spider-man que para muchos fans casuales del arácnido era bastante nuevo, es por esto que Sony y Marvel supieron muy bien cómo “enganchar” a un público más grande (más adelante esto será importante). Segundo, no reinventó, pero sí puso la animación en un nuevo punto que hasta ahora se ha replicado exitosamente a través de diferentes historias, cinta como Los Mitchels vs las Máquinas, El Gato con Botas o la siguiente película de las Tortuga Ninja bebieron muchísimo de cómo se realizó la primer aventura cinemática de Miles.


Esta nueva historia de Miles cambia de Co-protagonista. En la cinta pasada teníamos a Peter B. Parker como mentor de Miles y mostrándole lo que significa tomar el manto de Spider-man. En esta ocasión es Gwen Stacy y su versión de Spider-Woman (o Spider-Gwen para los amigos) la que comparte más tiempo en pantalla con Miles. Sin embargo, a opinión personal, no llega a llenar de la misma manera este espacio y, para no decir spoilers, solo diré que con Peter B. Parker se usó un truco bastante sencillo para que la audiencia conectara rápidamente con el personaje: Lo hicieron pasar como si fuera el Spiderman de Sam Raimi. Usaron elementos clave de las películas del 2002 para que se “entendiera” que se trata del mismo Spiderman y si bien, si no viste esta película no ibas a “encariñarte” con el personaje, muchos conectamos con Peter B. Parker gracias a haber visto estas primeras historias en el cine del arácnido.

Esto es lo que le falta tanto a Gwen como con, para mi pesar, Miguel O’hara. No sabemos su contexto. Si bien se entiende su pasado, por lo menos para mí, falta esa conexión con las motivaciones, bloqueos, o deseos de estos personajes. Caso totalmente contrario es Miles y, después de todo, esta es su historia. Se nota como ya ha pasado tiempo bajo la máscara y cómo la ciudad de Nueva York se ha adaptado a la presencia de este spiderman. Aquí quiero hacer un paréntesis muy pequeño: Guillermo del Toro tiene razón ¿En qué? en su posición de que la animación no es solo para niños, sirve para contar historias y la de Miles es una que no solo avanza por un muy buen camino, sino que se hace más compleja.

Esta es una historia de un conflicto clásico: Lo que esta destinado a pasar vs lo que yo quiero hacer. Esta cinta tiene muchísimos momentos que para muchos, quienes acostumbrados a la acción y al frenesí, parecería lenta, pero no, son estos momentos tranquilos, estos diálogos lo que convierte en esta película en un salto mayor que su antecesora. Miles tendrá que decidir si se rinde ante el destino o su escribe el propio y en el trayecto te puedes sentir identificado no solo con cuestiones que viviste o estás viviendo, sino también con la posición del principal antagonista, el Spiderman 2099. Y no, Spot (o “La mancha” en Latinoamérica) es un villano que solo hace su aparición para que la verdadera trama se desenvuelva.

Como lo pregunté al principio ¿Está a la altura de su antecesora? La respuesta corta es: Sí, pero…, y la respuesta larga es: no, aunque… Esto es por varios factores. Visualmente la película es una evidente mejora a Into the Spiderverse, cada personaje principal se siente distinto, tanto en su forma de ser animado como en su forma de moverse o columpiarse en pantalla. Los detalles en esta ocasión te hacen sentir como si estuvieras viendo un cómic ser animado. Incluso desde el intro se da un fuerte indicio de que efectivamente esto se trata de un cómic. Como lo mencioné anteriormente, tanto con Miguel O’hara y con Gwen Stacy no conecté de todo con sus motivaciones o sus decisiones, siento que hay ciertas partes flojas del guión con ellos ya que son personajes que son bastante complejos pero no hay una presentación, salvo de unos cuantos minutos, de porqué actúan cómo actúan a lo largo de la cinta (un poco más con Spiderman 2099 que con Gwen Stacy), sin embargo esto no es un impedimento para poder disfrutar de la película.


Ahora, el gran tema que muchos soltaron en redes: El tan temido doblaje. Nuestra experiencia en el cine fue precisamente de esa manera, doblada al español latino y con todo lo que eso implica, los Star Talents. A grandes razgos ni noté quien actuó de quien como una spiderpersona dentro de la cinta. Se mencionaron nombres como los de Andrés Navy, Juan Guarnizo, Gaby Meza, Alex Montiel o Javier Ibarreche (que es este último el que tiene más participación al tratarse de Spot) entre otros. El doblaje, en cuanto personajes principales, está excelente, no tengo peros con la aparición de los Star Talents ya que todos ellos tienen una línea o dos que cualquiera que esté leyendo esto pudiera haber hecho y no habría ninguna diferencia para el guión o la película (salvo la de atraer a las audiencias de estos al cine para ver su participación).


Sin embargo tengo un gran pero con Spot. Si bien el personaje, que hizo su primera aparición en el 84, se ha ido tornando con las décadas (y en parte gracias a la animación) en uno bastante olvidable e incluso de chiste, se nos olvida que este personaje tiene un poder muy grande y que también tiene motivaciones muy firmes. Si bien su origen fue ligeramente cambiado para encajarlo en este universo, no sé si debido al doblaje, no me lo puedo tomar tan en serio. La película tiene dos partes muy marcadas, una primera más en tono cómica y la segunda en un tono totalmente serio y hasta cierto punto sombrío. Es en esta segunda parte que el trabajo de Ibarreche no me convenció del todo. No me mal entiendan, siento que Javier tiene un gran futuro como actor de doblaje si se lo propone, pero es en la parte seria que, cuando intenta gritar o ser efusivo con Miles que se le sale el tono que todos los que lo conocemos en redes reconocemos y es ahí donde se rompe el personaje. No se la crees por que sientes que estas escuchando una reseña de Javier en Tik Tok y no la amenaza inminente de Spot. Me hace falta verla en su idioma original para dar el veredicto final y saber si se trata de una decisión de guión o fue una decisión de la dirección en el doblaje Latino.

Spiderman Across the Spiderverse es una digna secuela de Into the Spiderverse, incluso, a riesgo de que me linchen en comentarios, podría decir que, dentro del universo de Miles, podría encajar perfectamente como lo hizo The Empire Strike Back en Star Wars. Mejora visualmente y le da un paso más profundo a Miles, a su familia y lo que significa ser Spider-man, lo que tienes que perder para serlo y lo que significa realmente que “Con un gran poder también llega una gran responsabilidad”. Miles es la estrella de esta saga y sin duda será esta trilogía (porque sí, esta película es una conexión entre la anterior y la que sigue) la que le dará su lugar definitivo como uno de los grandes spider-mans que hemos visto desde el inicio del siglo. Yo sin duda le daré unas cuantas vueltas más a esta película ya que es bastante disfrutare y bastante compleja.


Como dato adicional hay no solo uno, si no decenas de guiños a todo lo que es spiderman, películas, referencias, chistes, cómics, lugares. No creo que ningún video de Youtube de esos que encabezan con “100 cosas que no viste de” pueda hacerle justicia a las cientos de referencias que pude notar en la cinta. Spider-Punk sin duda se lleva el merecido reconocimiento como el mejor personaje secundario del reparto (casi como lo hizo Spider-Ham o el Spider-Man Noir de la primera película, incluso mejor).

Así que, si no sabías qué ver este fin de semana, Spiderman: Across the spiderverse es sin duda una opción que no te puedes perder. No importa si a spider-man lo conociste en los cómics, con Tobey Mcguire, Andrew Garfield o Tom Holland, con Spiderman y sus amigos, con la serie de los 90, con Spectacular Spiderman, sea de dónde sea que conozcas al personaje, lleves 30 años o 3 meses, te prometo que vas a disfrutar de esta película.

Postdata: No hay escenas post-créditos.

#Opinión. La Sirenita: intrascendente para las nuevas generaciones; prescindible para los amantes del clásico.

Al ver el resultado final de “La Sirenita”, el espectador se percata que el mayor problema al que se enfrenta la película definitivamente no es la polémica elección de su actriz protagonista. Estamos ante una mezcla de elementos mal desarrollados que dan como resultado un producto sumamente decepcionante.

Voy a iniciar con lo que todos comentan: Halle Bailey. Me queda claro que es una cantante asombrosa. Pero una actriz sumamente limitada. Su Ariel resulta tan gris, que su presencia termina siendo irrelevante. Sumando a que la puesta en escena submarina es tan infame que su caracterización de sirena empalidece debido al uso de un CGI mediocre y que se nota anticuado (imposible ver esto después de la secuela de “Avatar” y no sentir pena ajena). El filme intenta asombrar con escenas bajo el agua, como la recordada persecución que hace un tiburón a Flounder y Ariel, logrando una secuencia aburrida y espantosa.

Por si fuera poco, se decidieron por agregar unas nuevas canciones, innecesarias y poco memorables, que solo alargan innecesariamente la historia. “Bajo el mar” que es la canción más espectacular de la caricatura, y aquí termina sintiéndose más artificial que un jugo de lata. Poner a Ariel a cantar en los coros, hace que su razón narrativa pierda todo sentido, al ser una canción que se supone es para persuadirla de que la vida en el mar es mejor.

No todo es malo, resulta muy superior todo lo que ocurre fuera del agua y principalmente las escenas qué involucran al príncipe Eric, qué se convierte en el personaje más “interesante” de la trama, pues la personalidad y trasfondo que le inyectan a su personaje es justo todo lo que faltó desarrollar con más profundidad en Ariel. También destaca toda esa parte de la historia en la que entra en escena Vanessa, hasta su descubrimiento, sin duda, lo más rescatable.

La mayor decepción sin duda es Úrsula. Sus pocos minutos en pantalla son planos, carentes de personalidad y termina siendo una calca borrosa del dibujo animado. Sorprende la decisión de prácticamente borrar a sus anguilas aliadas, dejando sus intervenciones a fragmentos decorativos. Y ni hablar de sus minutos finales, la risa involuntaria hizo eco en la sala,

Scuttle y Sebastián son horrorosos, parecen sacados de un mal programa televisivo de preescolar y eliminan sus mejores momentos de la caricatura.

El director Rob Marshall ha quedado muy lejos de esas épocas en que nos entregó “Chicago”, “Memorias de una Geisha” o “Nine”. Es evidente que hasta él tiene flojera de contar esta historia. Por su lado, Lin-Manuel Miranda está presente simplemente para integrar cierto renombre, pues su talento se quedó lejos de aquí. 

En definitiva, “La Sirenita” no es una buena película. Y no por la elección de su protagonista, ya que en pantalla resulta irrelevante. Cualquiera que hubiera sido la elección no hubiera cambiado este desastre. Es mala porque merecía ser visualmente espectacular, explotar a sus personajes de reparto y repetir ese deseo de que la audiencia, sin importar su edad, soñaran con querer formar parte de ese mundo.

Intrascendente para las nuevas generaciones. Prescindible para los amantes del clásico.

¿Aún no ves el trailer?